05/04/2017
VEINTE NUEVAS FAMILIAS DEL FALUCHO 53 CUMPLIERON EL SUEÑO DE LA CASA PROPIA

Con satisfacción, veinte nuevas familias del barrio Falucho 53 recibieron ayer las llaves de su casa de la mano de autoridades provinciales, comunales y de las cooperativas Antonio Ruiz y Falucho de Vivienda Limitada, encargadas de llevar adelante el proyecto. El acto, que se concretó alrededor de las 13 en la intersección de Beiró y Basílico, estuvo encabezado por el intendente Miguel Lunghi; el escribano general de Gobierno, Marcos Rospide; el administrador del Instituto Provincial de la Vivienda, Evert Van Tooren; el presidente de la Cooperativa Falucho de Vivienda Limitada, Ricardo Buquete; y la presidenta de la Cooperativa Antonio Ruiz de Vivienda Limitada, María Eugenia Martínez. Participaron además el jefe de Gabinete, Mario Civalleri; el secretario de Planeamiento y Obras Públicas, Roberto Guadagna; el presidente del Concejo Deliberante, Juan Pablo Frolik; el director regional de Empleo PBA y CABA del Ministerio de Trabajo de la Nación, Gonzalo Santamarina; y los concejales del PRO, Pablo Díaz Cisneros; y de la UCR, Marcos Nicolini. El barrio Falucho 53 abarca un total de 274 viviendas, de las cuales 170 ya fueron entregadas, incluidas las de ayer.

Una nueva etapa Tras entonarse las estrofas del Himno Nacional Argentino, la primera en brindar un cálido saludo y felicitar a las familias beneficiarias fue la presidenta de la Cooperativa Antonio Ruiz de Vivienda Limitada –encargada de la construcción de las unidades habitacionales-, María Eugenia Martínez. “Hoy es un día muy importante porque estamos materializando una nueva etapa de este proyecto con la entrega de nuevas viviendas”, manifestó. Seguidamente, agradeció al Instituto de la Vivienda por la confianza, a la Municipalidad por el apoyo, como así también a la Uocra, los proveedores, contratistas, profesionales, técnicos, obreros y, sobre todo, a las familias beneficiarias que siguen creyendo en la entidad. “Nuestra misión es siempre tratar de compatibilizar entre las necesidades de ustedes, el deseo de tener una vivienda y la factibilidad técnica del Instituto de la Vivienda de poder realizar los desembolsos de los convenios firmados, que no siempre se puede en los tiempos en que todos desearíamos”, reconoció. Por su parte, garantizó que la gestión que lleva adelante es “diaria y ardua, pero -como hace ya 40 años- seguimos entregando viviendas dignas y con buenos materiales para que ustedes les pongan el calor de hogar”. Por último, aclaró que ayer “quedaron afuera muchas familias que forman parte de este proyecto”, por lo que deseó que “el Instituto de la Vivienda nos siga ayudando para poder financiar e inscribir a estos asociados que hoy no son beneficiarios de la entrega de esta nueva etapa”. “Un gran día” Por su parte, el intendente Lunghi señaló que “en la vida hay dos cosas maravillosas: en primer lugar, tener un hijo y, en segundo, la casa propia”. Deseó entonces que “estas dos sensaciones se estén cumpliendo en todos ustedes y que comiencen a vivirlo con total dignidad, respeto y, por supuesto, seguridad. Hoy es un gran día para todos”. Llamó luego a las autoridades de las cooperativas encargadas de llevar adelante el proyecto a “seguir construyendo casas” porque reconoció que “Tandil las necesita, Tandil crece mucho. Ustedes han hecho barrios hermosos y dignos en toda la ciudad, así que necesitamos que sigan poniendo fuerza, trabajando con el Instituto de la Vivienda codo a codo, y de esta manera poder así tener un Tandil mucho mejor, más igualitario, en el que todos puedan progresar y mirar al futuro con tranquilidad”. “El comienzo de un gran esfuerzo” Seguidamente, el presidente de la Cooperativa Falucho de Vivienda Limitada, Ricardo Buquete, manifestó su alegría y anunció que en los próximos cuarenta días se estarán entregando otras veinte nuevas viviendas. “Este proceso no es la culminación, sino el comienzo de un gran esfuerzo que venimos haciendo en los últimos años para tratar de lograr el financiamiento para este proyecto”, subrayó. Deseó entonces “tener la continuidad necesaria para mantener nuestros equipos de trabajo a los que, por este medio, agradezco profundamente. No solo a los profesionales, sino también a los obreros y contratistas que nos acompañan en el día a día y a los proveedores, que muchas veces nos aguantan cuando tenemos algún problema de carácter financiero o algún atraso”. Por último, coincidió con el resto de los oradores en que ayer fue un día muy especial para todos porque remarcó que “recibir las viviendas no es poca cosa y pensamos que es el inicio de una vida familiar diferente con algo que es propio, que cuenta con todos los servicios y que lo hemos hecho con el mejor de los cariños. Espero que lo disfruten”. La transparencia de las gestiones Al cierre, el administrador del Instituto Provincial de la Vivienda, Evert Van Tooren, agradeció a quienes hicieron posible la entrega de las viviendas y, sobre todo, al equipo que conduce. “Hoy tenemos en ejecución más de seis mil viviendas en la provincia de Buenos Aires, lo que significa trabajo para más de 14 mil bonaerenses. Ellos son carpinteros, albañiles, pintores, que hacen posible la entrega de estas viviendas que se pudieron terminar en once meses”, recalcó el funcionario provincial. Manifestó que “hoy la vivienda es sinónimo de transparencia”, garantizando de este modo el control de cada vivienda en construcción a lo largo y a lo ancho de la provincia de Buenos Aires. “Las entregamos con los servicios que se necesitan: agua, cloacas, gas y luz. Ya no va a pasar más que se terminen sin infraestructura. Vamos a continuar con la obra y vamos a seguir con 70 viviendas”, anunció. “Esto es lo que queremos: trabajo en equipo y más trabajo para los vecinos de la provincia de Buenos Aires y, en especial, para los vecinos de Tandil”, finalizó Van Tooren. Entrega de llaves y corte de cintas Culminado su discurso, los beneficiarios fueron acercándose al escenario, según el número de su lote, para recibir las llaves de su vivienda. Finalmente, las autoridades y una de las familias realizaron, en el frente de una de las casas, un corte de cintas simbólico, dando así por finalizado el acto. “Estamos todos muy contentos”, expresó una de las beneficiarias Minutos antes de recibir las llaves de su vivienda, Talía Urban, una de las beneficiarias, compartió su felicidad con este Diario. “Estamos con muchos nervios, todos los vecinos estábamos esperando este momento. El sueño es tener la casa propia, así que con mucho esfuerzo y después de varios años de alquiler, llegó el tan ansiado día”, celebró. Contó que su casa “está genial”, así que están “muy contentos”. Detalló que solo resta colocarle rejas para poder mudarse lo antes posible. Describió que la vivienda cuenta con dos habitaciones, una cocina y un comedor, un baño y un patio amplio. “Llegó el día por fin, estamos todos los vecinos contentos. Cuantos más seamos en el barrio, más seguridad vamos a tener. Hay un reclamo por inseguridad, pero creo que llevándonos bien entre todos la vamos a poder superar”.

Veinte nuevas familias del Falucho 53 cumplieron el sueño de la casa propia