04/05/2014
LA COOPERATIVA FALUCHO ESPERA UN REAJUSTE FINANCIERO PARA TERMINAR LAS 32 VIVIENDAS

La obra de las 32 casas que lleva adelante la cooperativa Falucho en la zona de Obras Sanitarias recibió una inspección del Instituto Provincial de la Vivienda, en el marco de las gestiones por una inyección financiera necesaria para el impulso final. Si todo sale como está previsto, una tanda de doce casas será entregada en agosto y las veinte restantes, en noviembre.

El último miércoles, el director de Ejecución del Instituto Pablo Vázquez constató el avance de obra del barrio Falucho 53, pero además visitó el proyecto de Atuncpba (Asociación de Trabajadores de la Universidad Nacional del Centro) y las casas ubicadas en Azucena y Los Tulipanes, que fueron tomadas en La Movediza. Los controles responden a nuevas directivas del gobierno de Daniel Scioli de constatar los avances de los proyectos antes de asignarles el monto de finalización que establece la Resolución 1810, una actualización de los recursos financieros dispuesta en diciembre de 2013 para paliar la inflación. En el predio de Beiró, el funcionario mantuvo un encuentro con el titular de la cooperativa Ricardo Buquete y con Carlos Mansilla, donde se mostró muy satisfecho con el avance de la construcción y con la calidad de las viviendas. Además, adelantó que el lunes se concretaría este refuerzo económico fundamental para culminar estas primeras 32 casas de las 278 proyectadas en ese predio. El reajuste Ante la suba del costo de la construcción, el Instituto cuenta con la Resolución 1810, herramienta que permite readecuar los montos para terminar la construcción de viviendas que estaban demoradas o paralizadas, llevando los presupuestos a números más reales, de acuerdo a los valores del mercado. “Le estamos tratando de dar cabida en esta resolución a las obras que están en mejores condiciones, que pueden terminarse y hacer la entrega. La intención es hacer entregas parciales para ir solucionando problemas lo más inmediatamente posible”, explicó Pablo Vázquez en diálogo con El Eco de Tandil. Desde el Falucho 53, adelantó que “esta obra de la cooperativa es una de las que estamos auditando para eventualmente darle el anticipo financiero que prevé la Resolución 1810 y la adecuación de precios”. Por este motivo, procedió a realizar una auditoría tendiente a constatar si el avance de la construcción coincidía con los datos del expediente de la obra. Tras la recorrida, Vázquez elogió las casas del Falucho 53 y describió que presentan “un plus con respecto a otras viviendas sociales. Tienen una calidad que excede lo que normalmente tiene una vivienda social estándar. Con techo de tejas, una carpintería que se destaca, las cubiertas de madera, la tirantería; todo tiene una muy buena terminación”. De todos modos, aclaró que llegó para determinar el porcentaje de ejecución, porque “la refinanciación de la Resolución 1810 tiene que ver con lo que le falta a la obra. En este caso, tenemos estimado más del 66 por ciento y la refinanciación va a ser casi por el 34 por ciento restante”. El ajuste de precios del Instituto se dispuso en diciembre de 2013 y si bien se traduce en “oxígeno” para los proyectos, aún los valores quedaron atrasados. De todos modos, las diferencias de costos dependen de cada distrito, de la calidad de la mano de obra, los precios de los materiales y las características de la obra. Según la Resolución 1810, el metro cuadrado de construcción cuesta unos 5.500 pesos, mientras que se estima que el número real es de 6.080 y el valor para la cooperativa Falucho es de 6.380 pesos, teniendo en cuenta que la calidad es superior a la de las viviendas sociales. “La herramienta de la 1810 es muy importante porque es un mecanismo que ha reconocido esta variación de precios que ha habido y que permite que muchas obras que estaban paralizadas o en un nivel de ejecución muy bajo por falta de recursos se puedan reactivar y terminarlas”, manifestó. Aclaró que esta medida es para terminar proyectos ya en marcha. “Obviamente, tratamos de hacer un análisis previo de aquellas a las que merecen otorgársela, en función a la problemática social, al cumplimiento de la entidad y de la documentación”, argumentó. Expectativas Por su parte, Ricardo Buquete se mostró expectante ante la respuesta del Instituto, ya que “la obra está subfacturada. Es decir, tenemos menos certificado de lo que realmente está hecho. Está todo perfecto. Estimamos que el lunes nos están pagando”. Si la semana venidera se efectiviza la financiación, indicó que en noventa días estarán listas doce viviendas y en tres meses, las veinte restantes. Las entregarán con los artefactos y grifería del baño; en la cocina una alacena y bajo mesada, mesada de granito gris mara, bacha y grifería, las conexiones para lavarropas y para cocina; instalación eléctrica, pintura, cielorraso y revestimientos. Lo único que deberán colocar los propietarios son los artefactos de gas y los placares. En este momento, están organizando con los adjudicatarios para empezar a cerrar los amplios terrenos con medianeras de ladrillo, que son muy costosas pero necesarias para brindar más seguridad. Ochenta adjudicatarios tramitarán el Procrear Con respecto a las más de 240 familias que se encuentran en el barrio, 80 han salido sorteadas en el Procrear y ya hay socios que ya iniciaron sus trámites presentando el banco el boleto de compraventa. La gestión demora unos 60 días para aprobar el crédito y otros veinte para el primer desembolso. En este sentido, Ricardo Buquete explicó que “estamos acelerando los tiempos de la subdivisión, ya estamos en la última etapa, con el trámite en geodesia que en breve va a estar aprobado”. El paso siguiente será el trámite registral, que es el certificado de dominio que permitirá a los adjudicatarios escriturar. “Para llegar a eso, estamos a aproximadamente 90 días”, anunció el titular de la cooperativa Falucho y precisó que “es mucho menor al plazo que la gente va a necesitar para presentar la escritura en el Banco Hipotecario”. Por otro lado, afirmó que los dueños de los terrenos tienen a disposición el proyecto de las casas del Falucho 53 y pueden utilizar los planos. Luego, cada uno decidirá si construye con la cooperativa o contrata a un tercero. “Quedan en libertad de acción. Hasta ahora 60 por ciento va a construir con nosotros y 40 por ciento por su cuenta”, informó. Consultado sobre el valor del metro cuadrado para la cooperativa, señaló que es de 6.300 pesos con todo el personal en blanco y para viviendas de 54 metros cuadrados de construcción tradicional, con techo de tejas y carpintería de aluminio. Por otro lado, ya hay adjudicatarios que han agregado al proyecto un tercer dormitorio o la cochera, pero se intenta que sea una ampliación de la propuesta original para que el barrio no pierda su identidad. Avanzan con la infraestructura El tercer frente es la obra de infraestructura que están concretando en el terreno. “Nos falta un 40 por ciento de cordón cuneta y un 15 por ciento de agua y cloacas. Estamos en el terreno que está al fondo, en la punta, que estaba muy desnivelado y se ha ido rellenando. Ahora entramos en la última etapa para nivelar todo, terminar esa parte de agua y cloacas y ya el resto tiene energía eléctrica, agua y cloacas, el cordón cuneta se está ejecutando -estamos haciendo 200 ó 300 metros semanales- y en 60 ó 90 días tiene que estar terminado”, adelantó. En referencia a los adjudicatarios para los que aún no han encontrado una alternativa, sostuvo que la fórmula es “seguir peleando con el Instituto para que le asignen recursos a las entidades que tienen tierras, como tenemos acá; con las obras de infraestructura; que no tienen que salir a buscar nada; que están en una buena ubicación”. En este sentido, explicó que siguen gestionando ante el Instituto como así también en la Comisión del Procrear en Buenos Aires “para ver si podemos flexibilizar alguna de las reglas que tiene el programa, que son muy rígidas. Es una operatoria de crédito individual, y estamos pidiendo hacer una operatoria social más masiva. Hay que cambiar un montón de cosas, estamos trabajando en eso. Creo que vamos a tener buen resultado”. Buquete afirmó que “no nos olvidamos de los cien” adjudicatarios restantes, sostuvo que “por el contrario, es un gramo importante que tenemos” y recordó que en 2006, en la inauguración del Falucho 22, desde el Instituto prometieron públicamente acompañarlos con el nuevo barrio. De todos modos, destacó que la infraestructura “significó un ahorro para todos porque está la obra ejecutada. La primera etapa fue el movimiento de suelo, agua y cloacas, 500 pesos por mes en doce cuotas fijas”. Y resaltó que “en este momento, en los sitios de internet que venden terrenos hay pedidos de 40 mil dólares por estos lotes. Los pagaron 30 mil pesos; con un dólar de 3 pesos serían 10 mil dólares y habrán puesto 5 mil dólares de infraestructura. Pusieron 15 mil dólares y los ofrecen en 30 ó 40 mil, hay una valorización real y concreta. A eso hay que sumarle el proyecto que lo tienen pago”. Por último, consideró que es positivo desde el ahorro, pero “no en cuanto a la resultante porque el barrio tendría que estar terminado o a medio terminar. Uno no puede negar la situación de incertidumbre que le genera a la gente no saber cuándo va a tener su vivienda, que sigue pagando alquiler, que metió todo el esfuerzo, y no hay respuesta a nivel público de dar financiamiento a este tipo de cosas”.

La cooperativa Falucho espera un reajuste financiero para terminar las 32 viviendas